domingo, 19 de mayo de 2019 |Hora: : :

Investigación


Por atraso de Nación, científicos solventan algunos insumos con recursos propios

Fecha Publicación: 10/05/2019  10:38 

La crisis por el desfinanciamiento de la Investigación asomó aún más a la luz luego de la participación de una científica del CONICET en un programa de TV para conseguir fondos
 
 
 
La participación de Marina Simian, bióloga molecular e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), en un programa televisivo para obtener fondos y continuar con su investigación en terapias alternativas para el tratamiento de cáncer dejó al descubierto la profunda crisis que atraviesa hoy la ciencia argentina.
 
Retraso en pagos, falta de insumos y la búsqueda de capital mediante empresas privadas o en el extranjero son algunos de los problemas que aquejan a la comunidad científica de los becarios del Conicet en Misiones y del país en general.
 
Para evitar la parálisis en sus investigaciones, ellos mismos costean el pago de servicios y la compra de instrumentos necesarios para la ejecución de sus proyectos que, muchos de ellos, se cotizan en valor dólar. Además trabajan en casas particulares, espacios no condicionados para la labor científica.
 
La crisis repercutió en los altos miembros del ente que, en consecuencia, una investigadora dejó de prestar mandato en el directorio (ver Renuncia...).
 
Crisis televisada
 
En el afán de sostener su investigación en glioblastoma -un tipo de cáncer que afecta al sistema nervioso central-, Simian ganó 500.000 pesos en un programa de preguntas y respuestas. “Ese dinero me sirve para salvar el año y continuar mi investigación; mi laboratorio necesita 15.000 dólares para solventarse”, manifestó en declaraciones a una radio de Buenos Aires tras conocerse su historia.
 
Un misionero participa como colaborador en el proyecto de Simian y presenció en directo el programa. 
 
Se trata de Antonio Carrera, investigador adjunto del Instituto de Medicina Experimental (Imex), instituto con dependencia del Conicet quien, en diálogo con Acá te lo Contamos por Radioactiva, comentó que “la ciencia hoy atraviesa un contexto de recorte, de desfinanciación y subas en insumos necesarios en la investigación por la volatilidad del dólar”.
 
Sobre la participación de la bióloga en el programa, Carrera contextualizó que “fueron los mismos integrantes del equipo que ella dirige quienes la incentivaron para que esté en el programa porque lo  consideraron bueno para la búsqueda de fondos y continuar con el proyecto”.
 
Estimó que lo ganado en el concurso servirá para cubrir los gastos que demanda el laboratorio sólo para lo que resta del año, si el dinero no continúa devaluándose. 
 
“Esta situación es dura para la ciencia argentina, porque uno quiere trabajar y hacer investigaciones de calidad por lo que es fundamental una buena inversión”, señaló.
 
Fondos atrasados y desfasados
 
Hacer actividad científica demanda inversiones millonarias para trabajos en beneficio de la ciudadanía. Investigadores declararon a El Territorio que hay demoras de hasta dos años en la entrega de dinero para ejecutar proyectos de vital importancia.
 
Jonathan von Below trabaja en el Instituto de Biología Subtropical (IBS-Conicet) y consideró que “los costos que manejamos hoy están retrasados y no alcanzan para cubrir lo mínimo para el funcionamiento de los trabajos. Muchos proyectos los redactamos en 2016 teniendo en cuenta el valor de ese año y recién ahora en 2018 nos pagaron sólo una parte, que quedó muy por detrás de la inflación y la devaluación de nuestra moneda.
 
Para paliar la situación reveló que son los mismos científicos quienes solventan los gastos que implica ejecutar un proyecto de investigación.
 
“Con nuestro dinero, de la beca para la investigación solventamos todo, desde los servicios públicos hasta la compra de insumos”, precisó.
 
Agregó que varios centros de investigación funcionan en casas particulares que el Conicet alquila. “El IBS funciona en una vivienda que rentamos, dinero que no está contemplado en el presupuesto ni está preparado para investigación. Esto no ocurre en otros lugares del mundo”, detalló.
 
Financiamiento extranjero
 
En el afán de seguir con la labor científica, varios investigadores acuden a líneas de financiación, tanto de empresas como de instituciones extranjeras. Esta situación se vive en el Grupo de Investigación en Genética Aplicada (Giga) de Misiones. 
 
Según afirmó Karina Salvatierra, doctora en Biotecnología e investigadora del Conicet, “desde Nación envían el dinero a cuentagotas y para continuar con la investigación uno necesita de colaboradores extranjeros para seguir pero no es tan fácil”.
 
Enumeró que “hay que hacer muchos papeles y justificar porqué se solicita el dinero de afuera, además que el pedido no se puede hacer a nombre de una persona, sino de la institución o de la Universidad y se retiene un 20% del total solicitado. Son muchas las peripecias que pasamos al momento de concretar nuestro trabajo”.
 
Por su parte Carina Argüelles, investigadora independiente y colaboradora en Giga, sentenció que “hace más de diez años acudimos a convocatorias internacionales para costear un trabajo en Biodiversidad en Misiones. Sin ese presupuesto, sería imposible continuar con una investigación que es trascendental”.
 
Rebusque de dinero
 
Como consecuencia de la crisis científica un grupo de becarios misioneros del Conicet comentaron que buscan otras alternativas para costear los gastos en servicios públicos.
 
Una becaria expresó a este matutino que “pensamos en brindar cursos de capacitación docente pero como esa actividad implica una ganancia individual, Conicet no nos permite eso”. En efecto, aseguró que ellos mismos juntan dinero para la compra de los equipamientos necesarios; también, para el papel higiénico y elementos de limpieza.
 
“Por suerte, la Universidad Nacional de Misiones (Unam) se encarga de los gastos de funcionamiento y servicios, pero lo demás lo bancamos nosotros, que es lo más importante para nuestro quehacer”, comentó.
 
En este sentido, añadió que “ciencias exactas es el área más perjudicada porque todos los instrumentos necesarios hoy están en valor dólar y es muy caro comprarlo. Hay casos en el que son los mismos científicos que lo costean a pesar del valor”.
 
Sin embargo, desde el grupo de becarios no descartaron otras vías o actividades para mantener en vigencia el funcionamiento de sus proyectos. “Entre rifas y ayuda por parte de empresas locales son algunas de las opciones que consideramos para tener más dinero y que cubrir los elevados costos que tiene hacer una investigación”, dijeron.
 
Sobre la participación de Simian en televisión, un becario sentenció: “Fue la síntesis perfecta del circo del horror que Cambiemos armó con la ciencia y el menosprecio hacia tantos años de formación y labor para lograr una sociedad mejor”.




Fuente:  ()

Compartir

Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.

Seguinos en twitter

Seguinos en twitter

     

Universidades HOY
E-mail: info@universidadeshoy.com.ar
prensa@universidadeshoy.com.ar
Buenos AIres - Buenos Aires
Argentina


NAVEGACION


REDES SOCIALES

Copyright ©2019 todos los derechos reservados Diseño Web Grandi y Asociados Diseño Web Grandi y Asociados