domingo, 29 de noviembre de 2020 |Hora: : :

Universidad Nacional de San Martín


Argentina nuclear: Cuatro tareas urgentes

Fecha Publicación: 12/11/2020  09:00 

Carla Notari, decana del Instituto de Tecnología Nuclear Dan Beninson de la UNSAM-CNEA, explica cuáles son las cuatro tareas nucleares que la Argentina deberá encarar en el corto plazo para pisar fuerte en el mercado de las energías sustentables
 
Por: Carla Notari, decana del Instituto de Tecnología Nuclear Dan Beninson de la UNSAM
 
La Argentina tiene cuatro tareas nucleares urgentes:
 
- Garantizar la prolongación de la vida útil de Atucha I.
 
- Incrementar en el ámbito industrial su capacidad de enriquecimiento de uranio.
 
- Decidir sus opciones tecnológicas para nuevas centrales núcleoeléctricas.
 
- Finalizar el prototipo de su reactor modular CAREM.
 
Nuestro país estaba en recesión mucho antes del cambio de gobierno nacional, seguido trascartón por la pandemia de coronavirus, que la agravó en Argentina y la desató en el mundo. Si nuestra recuperación se implementa con políticas activas de empleo e infraestructura eléctrica de baja huella de carbono, la energía nuclear tiene un papel importante que desempeñar. Y comienza por la extensión de vida de las instalaciones actuales.
 
Lo interesante es que, en un giro inesperado, o al menos largamente demorado, ahora esto lo dice también la Organización de las Naciones Unidas respecto del resto del mundo. La Agencia Internacional de Energía de las Naciones Unidas siempre fue elusiva respecto de la nucleoelectricidad —si mencionaba el átomo, lo hacía instando blandamente a “mantener abiertas todas las opciones”—, pero en julio de 2020 nos sorprendió con el reporte “Sustainable Recovery”.
 
Sin embargo, a la luz de los costos humanos, económicos y políticos del recalentamiento del clima planetario, hasta la Agencia Internacional de Energía (IEA) termina aceptando que, junto con la hidráulica, la nuclear es la forma de generación menos emisora de gases de invernadero. Y que, por lo tanto, es un contrasentido desactivar plantas nucleares y rellenar el bache de oferta con fuentes renovables, cuya intermitencia y/o impredictibilidad se compensa sistemáticamente quemando gas.
 
En el reporte mencionado, se resumen los principales argumentos hallables en la bibliografía respecto de la necesidad del componente nuclear. Sin este componente, alcanzar un sistema eléctrico sustentable es mucho más complejo, tanto técnica como económicamente.
 
Todo este análisis es directamente aplicable a nuestro país. No solo se trata de alinearse con objetivos globales. Se trata de mantener —y en algunos casos, recrear— lo que se ha ido perdiendo del desarrollo tecnológico en el área nuclear. Es una de las pocas cosas en las que la Argentina ha conseguido un nivel de evolución y autonomía inusuales, incluso para países con similar y aún superior grado de desarrollo económico.
 
Gracias a su desarrollo nuclear, la Argentina es uno de los 20 países que integran la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Es claro que no figura en ese organismo representante de países ricos y poderosos por su PBI (el número 73 en el ránking mundial), o por sus capacidades militares (hoy casi inexistentes), y menos aún por la sofisticación de su canasta de exportaciones (73,2 por ciento primarias, según muestra aquí la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, 2019). Tampoco la Argentina revista en la OCDE por ser uno de los 30 compradores/usuarios de centrales nucleares. Está allí por ser un creador y exportador de tecnología nuclear, salida de un programa independiente.
 
La discusión actual sobre cuáles líneas de reactores han de equipar las futuras plantas nucleares argentinas remite, aunque no se lo diga explícitamente, a la discusión de los años sesenta y setenta sobre uranio enriquecido o uranio natural.
 
Hoy el contexto es diferente. Desde la decisión por el uranio natural, nuestro país ha recorrido un largo camino. Tiene tres centrales nucleares en operación, de las cuales la terminación de la tercera, Atucha II, constituyó poco menos que una epopeya tecnológica: las capacidades locales para recrear y movilizar todos los saberes y tecnologías necesarios se sometieron a una exigencia poco común.
 
Este también es un país que concretó con éxito la extensión de vida de la Central Nuclear de Embalse, que además tiene proyectos de vanguardia como el reactor CAREM y que ha desplegado en forma sostenida las múltiples aplicaciones de esta tecnología, particularmente las vinculadas con el área médica. Ineludible mencionar que la Argentina se convirtió en exportador de reactores para investigación y producción de radioisótopos de la mano de la empresa INVAP y de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).También exportó otras plantas del ciclo de combustible. Y todo esto coloca al país en una posición internacional de privilegio.
 
Ahora bien, puestos a decidir respecto de la próxima planta de generación, carecemos de los recursos financieros que permitan una continuidad necesaria. En el brete, China se presenta como una opción válida si se atienden tanto los intereses propios como los de la contraparte. Y estos últimos están claros. Son los primeros los que están en discusión.
 
Se plantean las alternativas de: a) acordar la construcción de dos plantas, una de uranio natural (tipo CANDU) y otra de uranio enriquecido (tipo Hualong) o b) eliminar el proyecto CANDU e ir directa y únicamente a la de uranio enriquecido. Esta central es la que fundamenta el interés chino: la Hualong es una exportación “de bandera” para ese país. Ambas alternativas quedan viabilizadas por un importante financiamiento de China.
 
Los argumentos que sustentan la primera opción pueden verse muy claramente expuestos en “Energía nuclear y soberanía económica”, artículo firmado en 2020 por el ingeniero José L. Antúnez y los doctores Gabriel Barceló, Andrés Kreiner y Eduardo Barreiro, del Instituto de Energía Scalabrini Ortiz. (La versión abreviada puede leerse aquí).
 
Desconocemos la argumentación fundada de la segunda opción.
 
En cualquiera de las dos situaciones, nos veremos en la necesidad de utilizar uranio enriquecido, aun suponiendo que se obtenga la necesaria transferencia de tecnología para fabricar el combustible en el país. Y esta necesidad se mantendrá durante los 60 años que las nuevas plantas proyectan como vida útil, si nos limitamos a la Hualong china y al proyecto argentino CAREM: ambos utilizan uranio enriquecido como combustible.
 
Estamos ante la misma encerrona que se planteaba en los años sesenta. Pero la salida hoy debe ser diferente. Es importante concretar los proyectos argentinos de enriquecimiento que están demorados y seguramente desfinanciados. Nos referimos concretamente a transformar nuestra planta de demostración tecnológica de Pilcaniyeu (Río Negro) en una unidad con capacidad industrial.
 
Y esto debemos hacerlo no solo por la demanda de uranio enriquecido que nos impondrá la Hualong, sino también y fundamentalmente por el CAREM. Este es el proyecto que mejor se inserta en la nueva corriente internacional de armonizar la generación nuclear con la renovable intermitente. Pero además de un respaldo de potencia de base libre de carbono para los parques eólicos o solares, el CAREM puede llegar a ser la mayor exportación tecnológica de este país, así como una refundación de su imagen económica externa.
 
Así surge claramente la necesidad de avanzar en el Plan Nuclear tomando una decisión respecto de la 4ta y 5ta central nuclear, que es una decisión controvertida y que merece ser saldada cuanto antes.
 
Pero más urgente aún, y con esto no debería haber controversia alguna, es la prolongación de vida de Atucha I, para lo cual concretar el almacenamiento en seco del combustible gastado es una prioridad absoluta.
 
La otra decisión indiscutible e importante debe ser reforzar el proyecto de enriquecimiento de uranio por método centrífugo, en sustitución del que tenemos hoy (de difusión gaseosa, energéticamente ineficiente). Y esto debemos hacerlo reivindicando la histórica posición argentina de usos pacíficos de la energía nuclear y no proliferación.
 
Este es un programa de mínima, e incluye, como es obvio e imperativo, la terminación del prototipo CAREM. Su entrada en línea mostrará al mundo una posible opción comercial y elevará nuestra presencia en el mercado mundial a un plano cualitativamente superior.




Fuente: (Carla Notari- UNSAM)

Compartir

Busqueda

Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

Más Información

Link

- Acceso a link's de Interes.

Barceló Noticia

Seguinos en twitter

Seguinos en twitter

     

Universidades HOY
E-mail: info@universidadeshoy.com.ar
prensa@universidadeshoy.com.ar
Buenos AIres - Buenos Aires
Argentina


NAVEGACION


REDES SOCIALES

Copyright ©2020 todos los derechos reservados Diseño Web Grandi y Asociados Diseño Web Grandi y Asociados